Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Entorno Barack Obama y el medio ambiente

Barack Obama y el medio ambiente

“El planeta está en peligro” y “EE.UU. tiene que liderar la lucha contra el cambio climático” son dos frases pronunciadas por el nuevo presidente Barack Obama.

Dos afirmaciones que podrían difuminar las dudas en torno a la futura política medioambiental de la administración entrante, dadas las contradicciones que al respecto encontramos ahondando en el pasado del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Si anteriormente Obama estuvo en contra del Protocolo de Kyoto o se mostró a favor del carbón como fuente energética, ahora su programa recoge una inversión de 150.000 millones de dólares para el desarrollo de energías limpias en los próximos diez años con la generación en ese sector de cinco millones de puestos de trabajo. El objetivo es que en 2012 el 10% del consumo energético del país proceda de las energías renovables y que la proporción llegue al 25% en 2025.

El Obama que en su día no tuvo problemas en apoyar financieramente a plantas de carbón tecnológicamente obsoletas en lo que a emisiones se refiere, busca ahora reducir para 2050 en un 80% los gases de efecto invernadero mediante la mejora tecnológica y un programa del comercio de los derechos de emisión.

Y aunque no se deje de lado el uso del petróleo y el carbón, Obama ya dejó claro que no apoya las subvenciones para la exploración en busca de crudo y gas y en su momento votó a favor de prohibir las perforaciones en Alaska. También quiere ahorrar en una década tanto petróleo como el que ahora se importa conjuntamente de Oriente Medio y Venezuela y, para 2025, reducir en un 40% el uso de crudo.

La eficiencia es uno de los puntos clave que avala estos objetivos. Además de implementar la tecnología y los estándares de consumo y emisiones, se promoverá la Producción Doméstica y Responsable de gas y petróleo y para 2015 se pretende colocar en las carreteras estadounidenses un millón vehículos híbridos fabricados en el país, cuya venta se promocionará con medidas fiscales.

El senador que luchara contra la contaminación por mercurio se ha convertido en el gran regente mundial y está en el punto de mira. Su país, gran responsable del calentamiento global, tiene ahora la posibilidad de asumir una responsabilidad hasta ahora eludida. En este punto tan crítico, económica y medioambientalmente hablando, la excusa “es demasiado caro” tendría un precio muy alto sobre toda la humanidad.

La búsqueda de la solución global en una economía sostenible, con numerosas posibilidades de negocio y puestos de trabajo, parece ser la única salida posible, también para el planeta. El mundo espera y contiene el aliento, expectante ante la ficha que mueva Obama.

AddThis Social Bookmark Button