Banner
Banner
You are here: Artículos Cantabria podría producir biomasa lignocelulósica

Cantabria podría producir biomasa lignocelulósica

Cantabria podría producir biomasa lignocelulósica (procedente de maderas duras y blandas, corontas de maíz y otros residuos agroindustriales) con un potencial energético de 1.144 tep (toneladas equivalentes de petróleo).

Estas son las primeras conclusiones de un estudio aún en fase de elaboración, que está desarrollando el Grupo de Agroenergética de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid, por encargo del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

El informe ofrece un avance de resultados sobre las superficies disponibles y la producción potencial de biomasa lignocelulósica estimada a nivel de las diferentes Comunidades Autónomas, y estima una producción potencial de biomasa en el conjunto de las CC.AA. de 16,12 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo).

En concreto, el estudio ofrece una estimación de la cantidad de biomasa lignocelulósica potencialmente producible en las tierras de barbecho disponibles en las diversas Comunidades Autónomas y su contenido energético.

Así, en el caso de Cantabria, y para una superficie de 312 hectáreas, se estima una producción de 2.715,22 tms de biomasa con un potencial energético de 1.143,38 tep.

El trabajo constituye una primera aproximación a la evaluación del potencial de producción de biomasa por la agricultura española y es de esperar que con el desarrollo de la agroenergética en un futuro, las cifras se vean matizadas o modificadas.

De entre los diferentes cultivos destinados a la producción de biomasa con fines energéticos, el estudio considera que los que ofrecen mejores perspectivas son los lignocelulósicos, ya que existe una gran diversidad de ellos, siendo relativamente fácil encontrar especies adaptadas a las condiciones edafoclimáticas de cada zona en la que existan tierras disponibles.

Además, una ventaja del desarrollo de los cultivos lignocelulósicos para fines térmicos o eléctricos es la posible aplicación futura como materia prima para los biocarburantes de segunda generación, tan pronto como se desarrolle la tecnología de fabricación de estos productos.

Producción sostenible

El tiempo previsto para la realización del estudio es de 4 años (2008-2011). El mismo parte de la Comarca Agraria como unidad básica para la instalación de las “agroindustias energéticas” y se evalúa su potencial productivo en biomasa lignocelulósica en función de la superficie disponible no utilizada para los cultivos alimentarios y de las condiciones edafo-climáticas de cada zona

Según precisa el avance del informe, la viabilidad de la agroenergética está basada en la producción sostenible de la materia prima, lo que –dice– solamente se puede lograr mediante planteamientos de tipo agroindustrial, en donde exista una estrecha relación de proximidad o de propiedad entre los productores de la materia prima y los transformadores. Esto puede favorecer el desarrollo de las comarcas agrícolas, dedicando a dicha finalidad las tierras no utilizadas para las producciones agrícolas tradicionales.

Fuente: Biodieselspain

AddThis Social Bookmark Button