Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Agroecología El gran dilema agrario: ¿calentar el planeta o alimentar al mundo?

El gran dilema agrario: ¿calentar el planeta o alimentar al mundo?

ovejas-emisiones.jpgLos granjeros del futuro tendrán que servirse de reses y ovejas que eructen menos metano, de cultivos que emitan menos óxido nitroso y convertirse en expertos en informar a las autoridades sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

La actividad agraria es una importante fuente de GEI y su porcentaje de emisiones crecerá  a medida que aumente la demanda de alimentos por parte de la creciente población mundial, afirma el científico de la universidad australiana de Melbourne John Eckard.

Sin embargo, los hombres del campo se enfrentan a un desafío casi imposible: alimentar al mundo, al tiempo que intentan reducir las emisiones y adaptarse a los extremos climáticos como las sequías e inundaciones que trae el calentamiento global, añade.

A medida que las naciones se mueven hacia la comercialización de emisiones, en los próximos años los agricultores deberán monitorizar e informar sobre las suyas.

“Queremos que la agricultura alimente al mundo. Queremos que los agricultores sean viables y que continúe el aumento de la tasa de crecimiento productivo. Al mismo tiempo, les estamos diciendo que se van a enfrentar a un clima más riguroso del que necesitan para adaptarse”.

“Encima de todo, se les impone una política de emisiones que requiere el recorte a una fracción de las actuales”, continúa Eckard, que no cree que sean suficientemente avanzadas las investigaciones sobre los modos de recortar las emisiones mientras se mantiene el aumento de la producción.

Australia, un gran productor de carne, leche, trigo y lana, espera lanzar a mediados de 2010 el programa mundial más radical sobre comercio de emisiones.

Las emisiones agrícolas estarán exentas al menos hasta el año 2015, en parte porque la tecnología para reducirlas está en pañales pero también porque resulta impopular añadir costes a los granjeros.

Sin embargo, el gobierno australiano ha dicho que está decidido a contener las emisiones agrícolas de un modo u otro porque suponen el 16% del total nacional. Una cifra que se dispara hasta el 50% en Nueva Zelanda.

España se prepara

En España, el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación ha anunciado que viene desarrollando estudios sobre las emisiones de la ganadería española con el fin de buscar soluciones para reducir su impacto en el cambio climático, cumplir con las normativas europeas y con las obligaciones en el Protocolo de Kyoto.

Las primeras medidas recogen la reducción del uso de fertilizantes nitrogenados, para lograr una mejor utilización y un aprovechamiento más eficiente de los fertilizantes por los cultivos, tanto los abonos orgánicos como los minerales, así como el Plan de Biodigestión de purines.

Este último pretende reducir las emisiones de metano del capitulo de "Gestión de estiércoles" del Inventario Nacional de emisiones de GEI. Además, para las zonas de alta concentración ganadera se contempla la posibilidad de complementar la metanización de los purines con la aplicación de tecnologías de tratamiento de nitrógeno que mejore la aplicación agrícola de los purines de acuerdo con las buenas prácticas agrícolas.

Ganado listo, cultivos inteligentes

El metano, que es unas 20 veces más poderoso que el dióxido de carbono en lo que al calentamiento de la atmósfera se refiere, sale de los estómagos de los rumiantes, como las vacas y las ovejas. Por su parte, el óxido nitroso (N2O) tiene una capacidad de calentamiento 130 veces mayor que el CO2 y procede del terreno donde crecen cultivos de trigo, maíz, arroz y caña de azúcar.

Eckard, también trabaja para el gobierno de Victoria y lidera un equipo que se centra principalmente en los sistemas de ganadería intensiva y las emisiones de N2O procedentes del trigo y el pasto.

Ha dicho que entre las medidas que tomará el ejecutivo australiano para contener las emisiones agrarias se incluyen suplementos dietéticos y vacu nas para reducir el metano del ganado, así como mejorar la calidad y el uso de los fertilizantes nitrogenados.

Fuente: Reuters/Ecogaia. Imagen - YS Julito

AddThis Social Bookmark Button