Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Entorno El Mediterráneo se vuelve tropical

El Mediterráneo se vuelve tropical

En el Mediterráneo proliferan las especies invasoras y, cada vez más, sirve como medio receptor de especies foráneas, lo que está ocasionando graves pérdidas de diversidad biológica. Hasta el momento hay 343 especies exóticas datadas.

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares han detectado la presencia de 38 nuevas especies en sus aguas. Provienen principalmente del Atlántico aunque también del Índico, y han encontrado en el Mediterráneo unas condiciones óptimas tanto de hábitat como de temperatura para vivir. El estrecho de Gibraltar es la puerta de entrada de estos organismos, la vía suele ser el agua de lastre que llevan grandes buques para estabilizar la carga, aunque no es la única.

A través del Mar Rojo, por el Canal de Suez, también llegan numerosas especies, como lo refleja el libro 'Fish Invasions of the Mediterranean Sea: Change and Renewal ('Invasiones de peces en el Mar Mediterráneo: cambio y renovación') donde sus autores constatan que en todas las regiones Mediterráneas la situación es parecida.

Esta fue la vía de entrada de la Caulerpa racemosa, un alga (Cloroficeae) de origen tropical que durante la última década se ha expandido a lo largo de la costa mediterránea occidental, colonizando los hábitats bentónicos autóctonos. Su carácter invasor es más marcado que la conocida Caulerpa taxifolia, aunque sus posibles efectos sobre los hábitats bentónicos y la biodiversidad marina no parecen haber despertado la misma preocupación a las instituciones políticas. En 1998 aparece en Baleares, en 1999 a Castellón, en 2001 llega a las costas de Alicante, en 2005 alcanza las costas de la Región de Murcia y, actualmente, muestra una activa expansión en las costas andaluzas.

El estudio también constata que las especies autóctonas del Mediterráneo han sufrido cambios en sus poblaciones, mientras aquellas más afines a altas temperaturas, como el pez limón (Seriola lalandei) están en aumento, aquellas que habitan en temperaturas más frías como el chanquete (Aphia minuta) están en retroceso.

Ecologistas en Acción advierte que es necesario tomar medidas urgentes para frenar la alta pérdida de biodiversidad del mediterráneo y solicitan a la Secretaría General del Mar un Plan de Prevención y Actuación contra la Tropicalización del Mediterráneo para adoptar medidas como el desarrollo de planes de erradicación con un seguimiento científico, un mayor control del tráfico marítimo en lo que respecta a las aguas de lastre, un control exhaustivo en el cultivo de especies exóticas, el desarrollo de planes de vigilancia para detectar la presencia de estas especie en etapas tempranas de colonización, educar y divulgar esta problemática a los colectivos que pueden estar facilitando su dispersión como son los pescadores, la náutica deportiva y la marina mercante y, la aplicación de los principios ambientales de “prevención” y de “precaución medioambiental o de cautela”, tal y como establece el artículo 174.2 de Tratado de la Unión Europea.

La organización ecologista aconseja que España puede aprovechar el año 2010, en el que confluye el año internacional de la biodiversidad con la presidencia española de la Unión Europea, para poner en marcha y liderar estas medidas de control y erradicación de especies exóticas en el mediterráneo, desde el ámbito nacional e internacional.

Imagen: Cengiz S., Cavas L., Yurdakoc K.

Artículos relaconados:

El cambio climático: próxima amenaza para los humedales

Se abre la costera de la anchoa en el Cantábrico sin la recuperación de la especie

La insostenibilidad de la pesca<

La extinción de las hormigas sería caótica para la Biodiversidad

AddThis Social Bookmark Button