Banner
Banner
You are here: Artículos La deforestación es más cara que la crisis bancaria

La deforestación es más cara que la crisis bancaria

La economía mundial pierde más dinero por la deforestación que  a través de  los problemas del sector bancario, de acuerdo con un estudio de la UE.

En él se calcula que el coste anual por la pérdida forestal se sitúa entre 2 y 5 billones de euros. La cifra se establece sumando el valor de los diferentes servicios que realizan los bosques en los ecosistemas, como son la limpieza del agua o la fijación del CO2.

El informe The Economics of Ecosystems and Biodiversity (Teeb), dirigido por un economista de Deutsche Bank, ratifica el estudio Stern Review elaborado en octubre sobre economía y cambio climático y concluye que la desaparición de los bosques podría suponer un coste del 7% del PIB mundial.

Según afirma Andrew Mitchell de la BBC y director del Global Canopy Programme, si el sector financiero de Wall Street soporta pérdidas de entre un billón y 1,5 billones de dólares, las pérdidas del capital natural se sitúan entre 2 y 5 billones de dólares anuales.

Este coste recae desproporcionadamente sobre los más desfavorecidos, asegura Mitchell, ya que su sistema de vida depende directamente de los bosques. Para Occidente el principal precio inicial viene de la pérdida del absorbente natural de importantes gases invernadero.

Si las cifras que presentaba el informe Stern Review llevó a los políticos a despertar a la realidad, el estudio Teeb deja claras las consecuencias económicas de dañar o preservar la biodiversidad.

Ya existen incipientes movimientos hacia la conservación forestal, incluso dentro del ámbito empresarial, aunque tras décadas de no defender la biodiversidad esta ahora vienen a exigir nuevas medidas si no se quiere llegar a la bancarrota natural.

La revisión Teeb finalizará en 2010, fecha en que los gobiernos europeos se han comprometido a reducir la pérdida de biodiversidad bajo la Convención de Biodiversidad Biológica. En ese informe final se incluirán otros aspectos del capital natural.

Fuente: People and Planet / Ecogaia

AddThis Social Bookmark Button