Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Entorno La revolución tranquila y local de BALLE

La revolución tranquila y local de BALLE

30.000 emprendedores de Estados Unidos crean la revolución tranquila de las economías locales sostenibles. Desde hace ya unos años, la economía norteamericana se ha visto fuertemente castigada. La crisis no es sólo económica, es también una crisis del funcionamiento democrático y, más profundamente, una crisis de valores compartidos: el sueño americano está de capa caída. En este contexto, van apareciendo una multitud de iniciativas cuyo objetivo es cambiar este panorama. Una de ellas es la red BALLE (Business Alliance for Living Local Economies.

El colectivo BALLE es una alianza de empresas para el fomento de la economía local creada en 2003 por Judy Wicks, la fundadora del famoso White Dog Café, un restaurante ecológico y local situado en Filadelfia. La red cuenta actualmente con 30.000 emprendedores independientes. La red tiene una máxima: “Nuestras empresas independientes son solidarias con la comunidad local de la que provienen y en la que se desarrollan. Nada que sea sostenible puede realizarse individualmente.”

Estos especiales emprendedores, creen en una economía verdaderamente sostenible por la que trabajan juntos apoyándose en inversores locales tanto públicos como privados. La red está compuesta por más de 80 subredes, generalmente en ciudades y condados. Se preocupan de la salud, de la prosperidad y del bienestar de las empresas y de los habitantes de su comunidad. Todos los sectores y actividades económicas (comercio, agricultura, alimentación, bio-construcción, energías renovables, residuos, industria, servicios, trasportes verdes, salud y medios de comunicación) están comprendidos en la red.

"Para las empresas resulta muy difícil adaptarse de forma espontánea y profunda a la causa. Muchas veces observamos cómo algunas empresas intentan llevar a cabo una actividad de desarrollo sostenible, cuando lo único que logran es añadir un poco de reciclado a la rutina habitual. No consiguen ir más allá.” Por ello, BALLE propone un espacio de colaboración exento de la presión competitiva del sistema dominante. Los emprendedores pueden probar sus intenciones en calma y con toda las garantías. La red alimenta todos los espacios donde los emprendedores, inversores y responsables públicos se reúnen para responder a los retos económicos, sociales y medioambientales a los que se enfrenta su comunidad.

Adquirir el hábito de lo local

Desde sus inicios, BALLE ha aprovechado las ideas de reciprocidad y de solidaridad local. Los emprendedores independientes trabajan para mejorar el bienestar de su comunidad que, a cambio, consumirá sus productos. Para concienciar al público, BALLE realiza campañas informativas que, año tras año, desarrollan la toma de conciencia de los consumidores. Los números demuestran que la iniciativa es todo un éxito. Si bien no todos los productos pueden adquirirse en el ámbito local y a precios asequibles,  lo importante para la red es que la gente vaya adoptando  los hábitos sostenibles y ponga en cuestión a la hora de consumir la  importancia de hacerlo de forma local antes de comprar en otros comercios o en internet.

En el ámbito nacional, BALLE pone en contacto a líderes locales para facilitar las tareas, difunde aquellas soluciones que funcionan y crea herramientas de análisis de la situación económica local así como kits de animación e información. Sus miembros comparten experiencias durante la gran conferencia anual, además se llevan a cabo seminarios online y sesiones informativas.

Además, la red participa en campañas dirigidas a presionar al gobierno de Washingtong. Este mismo año, una de las campañas logró movilizar a diputados demócratas y republicanos para obtener la legalización del “Crowdfundig” (financiación en masa), permitiendo al fin que las pequeñas y medianas empresas tengan acceso al ahorro público.

Desde hace dos años, la red BALLE se ha propuesto nuevos objetivos. El primero de ellos está inspirado por los escándalos financieros. Se trata de reorientar a los inversores estafados por Wall Street hacia las economías locales y ayudar a las redes locales a sensibilizar a los inversores, banqueros y fundaciones de su zona  a los nuevos hábitos éticos y sostenibles. El segundo objetivo es favorecer el desarrollo del emprendimiento independiente en los barrios más desfavorecidos económicamente.
Desde los barrios arruinados de Detroit hasta los campos de naranjas de Florida, de la Alberta nevada hasta las playas de Hawai y de las casas coloniales de Boston hasta los rascacielos de Vancouver, está naciendo un sueño nuevo y compartido,  de forma tranquila pero decidida.

Ver vídeo

Fuente: Ladyverd | Kaizen-magazine

Más información: BALLE - http://bealocalist.org/

Contenido relacionado:

Soluciones alternativas de la Alianza de Mujeres por la Tierra

Modelos alternativos de agricultura y alimentación

El poder de la gente y la diversidad de Global Work Party para salvar la crisis climática

AddThis Social Bookmark Button