Banner
Banner
You are here: Artículos Los transgénicos que ingerimos sin enterarnos

Los transgénicos que ingerimos sin enterarnos

Los alimentos modificados genéticamente ocupan un amplio espacio de la oferta alimentaria española, si bien un buen número de productores ha optado por su abandono ante el rechazo social. Greenpeace ha presentado una nueva actualización de la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos. Entre las empresas más detacadas, Nestlé o Unilever no han dado las garantías suficientes para figurar en la lista verde. En el lado contrario, Bimbo o Hero garantizan a la organización que no venden transgénicos.

Cuando un consumidor consulta al fabricante de un alimento, se encuentra con que la empresa le contesta que cumple la legislación; sin embargo eso no significa que ese consumidor deje de consumir transgénicos. En España no se han desarrollado los mecanismos de trazabilidad a los que obliga la legislación Europea y por ello no es fiable el hecho de que en la etiqueta de un alimento no figuren ingredientes transgénicos.

Además, se permite la presencia de hasta 0,9% de transgénicos sin obligación de etiquetado. Este es el caso, por ejemplo, de Unilever, quien contesta que cumple la legislación pero no garantiza a Greenpeace la no utilización de transgénicos. De hecho, en España se siguen cultivando 80.000 hectáreas de MON 810, el mismo maíz transgénico que han prohibido seis países de la UE.

Además, los derivados animales escapan en la UE a dicho etiquetado, por lo que el 80% de los transgénicos se incorporan a la cadena alimentaria sin que los ciudadanos sean conscientes de ello. Además los transgénicos se cultivan sin las mínimas garantías de seguridad, poniendo en grave peligro el presente y el futuro de la biodiversidad y de la alimentación.

La buena noticia para los consumidores es que marcas como Bimbo/Martínez (panadería, bollería), Virginias (galletas, turrones, chocolatinas, caramelos) o Hero (mermeladas, zumos, alimentos infantiles), que habían permanecido en la lista roja por no poner a disposición de la organización los documentos requeridos, pasan ahora al listado verde. Es perfectamente posible para una gran empresa rechazar los transgénicos, como lo siguen haciendo Kraft Foods (Kraft, Côte D'Ord, Milka, Toblerone, Oreo, Artiach), Santiveri, Coca Cola o Heineken.

Sin embargo, existen todavía empresas que no ofrecen a Greenpeace las suficientes garantías de ausencia de transgénicos en sus productos, como Nestlé (Nestlé, Numil) o Unilever (Knorr, Ligeresa, Tulipán, Flora, Frigo, etc). Además, las investigaciones de los Observadores de Transgénicos de Greenpeace han llevado a descubrir nuevos productos en cuya etiqueta figura que emplean transgénicos, como por ejemplo, Bizcochón PIT, Salsas VéGé, Lecitina Natur Tierra, Salsas Tre, Salsa MariCarmen, Bollería Mar Terra o Panadería Tradicional. “Es grave que empresas que producen alimentos infantiles prefieran mantener una sospechosa política de opacidad en lo relativo a las materias primas empleadas”, apuntan desde la organización no gubernamental.

Fuente: Greenpeace - Imagen: Greenpeace

AddThis Social Bookmark Button