Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Agroecología Revisión de la etiqueta ecológica europea

Revisión de la etiqueta ecológica europea

etiqueta-eu-ecologica.jpgEl Parlamento Europeo ha aprobado la revisión de la etiqueta ecológica comunitaria, a la que podrán optar más bienes y servicios. Esta etiqueta garantiza un alto nive l de calidad de los productos, así como el respeto por el medio ambiente y la salud humana. Entre los criterios de concesión de la etiqueta ecológica figurará la reducción del número de ensayos con animales.

En la actualidad, hay 26 grupos de productos que pueden optar a la etiqueta ecológica, desde jabones y champús hasta pinturas, barnices y pañuelos de papel, pasando por hoteles y campings. Uno de los principales objetivos de la revisión del sistema es incrementar el número de grupos de productos hasta 40 ó 50 en 2015.

El nuevo reglamento, acordado en primera lectura por el Parlamento y el Consejo y aprobado por el pleno con 663 votos frente a 18, introduce requisitos generales para el posterior desarrollo de criterios más concretos que los bienes y servicios con la etiqueta ecológica han de cumplir. Estos criterios no están incluidos en el reglamento, sino que se establecerán en decisiones específicas para cada grupo de productos (artículo 2).

Etiqueta ecológica para la comida procesada

A petición de los eurodiputados, antes de desarrollar criterios para la comida procesada, la Comisión tendrá que elaborar un estudio que determine si es posible introducir criterios ambientales fiables para estos productos. En principio, sólo los productos con certificados orgánicos podrán optar a la etiqueta ecológica, para evitar confundir a los consumidores (artículo 6, párrafo 5a).

Productos tóxicos

La etiqueta ecológica no se concederá a los productos que contienen sustancias peligrosas para el medio ambiente o la salud humana (cancerígenas, mutagénicas o tóxicas para la reproducción). El objetivo de esta medida propuesta por los representantes de la Eurocámara es asegurar un alto nivel de seguridad y calidad de los productos (artículo 6, párrafos 5b y c).

Ensayos con animales

La Comisión será la encargada de establecer criterios específicos para cada grupo de productos. Para optar a la etiqueta ecológica, los bienes y servicios tendrán que cumplir requisitos medioambientales estrictos, que se establecerán a nivel europeo tras haber consultado con expertos de la industria, organizaciones medioambientales y de consumidores y sindicatos.

Tal y como propuso la delegación parlamentaria, encabezada por el ponente italiano Salvatore Tatarella (UEN), la Comisión Europea garantizará que la reducción del número de ensayos con animales también se tenga en cuenta en los criterios de concesión de la etiqueta ecológica, además de los requisitos medioambientales propuestos por la Comisión, el impacto sobre el cambio climático, el consumo energético y la generación de residuos (artículo 6).

Promoción de la etiqueta ecológica

Los Estados miembros y la Comisión acordarán un plan de acción para promocionar la etiqueta ecológica, con campañas de sensibilización, información y educación. Además, los países de la UE establecerán objetivos para la adjudicación de contratos públicos de productos con la etiqueta ecológica (artículo 12).

Entrada en vigor

El reglamento entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE y a partir de esa fecha será aplicable en todos los Estados miembros de la Unión (artículo 20).

Valide z

Una vez concedida, la etiqueta ecológica es válida en los 27 Estados miembros de la UE, y también en Noruega, Islandia y Liechtenstein.

Sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales

El pleno del Parlamento Europeo también aprobó, con 633 votos a favor, 13 en contra y 16 abstenciones, la revisión del sistema comunitario de gestión y auditoría medioambiental (EMAS), que ayuda a las organizaciones a identificar, controlar e informar del impacto medioambiental que generan. El nuevo reglamento, que también es fruto de un acuerdo en primera lectura entre el Parlamento y el Consejo, tiene como objetivo atraer a más organizaciones para que se registren en este sistema.

El EMAS es un sistema voluntario diseñado para reconocer y fomentar la presencia de organizaciones que introducen mejoras medioambientales constantes, más allá de lo que la legislación les imponga.

Cuando una institución independiente corrobora que una organización está reduciendo su impacto medioambiental, ésta última puede empezar a utilizar el logo EMAS, que certifica el cumplimiento de la legislación medioambiental.

EMAS fue introducido en 1995. Al principio estaba limitado a las empresas del sector de la industria, pero en 2001 se amplió a los proveedores de servicios públicos y privados y a las organizaciones del sector público.

La revisión del EMAS tiene como fin informar mejor del sistema a organizaciones y consumidores. Para lograrlo, se han acordado medidas financieras y fiscales, además de un sistema de normas armonizado en toda la UE.

El compromiso también prevé extender el EMAS a todo el mundo, de tal manera que las empresas puedan hacer uso del sistema en sus contactos con otras organizaciones de terceros países. Asimismo, se permitirá un empleo más fácil y flexible del logo EMAS.

Fuente: Parlamento Europeo

AddThis Social Bookmark Button