Banner
Banner
You are here: Inicio

Ropa ecológica sí, pero también cuidada

De acuerdo con una evaluación al final de su vida útil, el 60 por ciento del impacto ambiental de la ropa ecológica se produce después de salir de la tienda. De poco sirve adquirir prendas de algodón ecológico, sin tintes sintéticos y de comercio justo, si luego las lavamos con frecuencia, en agua caliente y la desechamos antes de repararla. La nueva corriente de diseñadores de moda londinense se inclina por el lavado infrecuente y para ello opta por tejidos naturales y métodos de producción que lo permiten.

Como ejemplo, el delantal impermeable de algodón orgánico cubierto cera. Repele el agua y la suciedad, mientras que su color azul oscuro camufla las manchas, con lo que puede usarse unas 30 veces sin lavar. Otro caso es el chaleco de punto tejido a mano con lana Wensleydale, una fibra que resiste la grasa y la suciedad y permite un mínimo de 20 puestas antes de lavarlo. Otro tanto es posible con el pantalón de lana merina antiarrugas y que por transpiración capilar mantiene a raya a los malos olores y a las bacterias que los generan.

Cuando el estilo de vestir es casual y los pantalones vaqueros resultan prenda esencial, con frecuencia de alto precio, también hay maneras de cuidarlos con responsabilidad ambiental que permitirá conservarlos en buen estado durante más tiempo:

Congela los vaqueros

Antes de usar por primera vez el pantalón tejano, se recomienda meterlos durante un día en el congelador. Esta medida ayudará a que no se deformen, a mantener su color índigo profundo y, además, a dar al traste con las posibles bacterias que traiga consigo.

Lavar en frío

Aproximadamente el 90 por ciento de la energía que usamos para lavar la ropa se destina a calentar el agua. Es decir, sólo el 10 por ciento de la electricidad se utiliza para hacer funcionar el motor de la lavadora. Usar menos agua y a menos temperatura es fundamental para mantener bajo control el gasto de energía. Si el denim está muy sucio, es preferible utilizar el ciclo de aclarado con agua fría.

Dúchate en tejanos

Algunas marcas verdes de jeans recomiendan meterse en la ducha con los pantalones puestos. Una pizca de jabón o champú es todo lo que se necesita para lograr que el vaquero quede absolutamente limpio, mientras uno mismo se asea. Supone un ahorro de agua y ayuda a adaptar los pantalones a la forma de quien los viste.

Secar al aire

Poner a secar al aire libre los vaqueros, o cualquier prenda, en lugar de usar la secadora, es una opción ecológica y económica. ¿Para qué gastar electricidad cuando disponemos de sol y viento? Ahorraremos dinero, la ropa dispondrá de un extra de desinfección natural y nos durará más tiempo en buen estado.

Reúsalos

A menos que nos hayamos restregado por el suelo o estén llenos de barro, no hay demasiada justificación para lavar los jeans cada vez que se usan. Al alargar los períodos de lavado también alargamos su vida.

Renuévalos

Una vez que los vaqueros empiecen a deteriorarse, no hay razón para desecharlos. Ni por moda, ni por economía ni por conciencia ambiental. Se pueden reparar de manera profesional con hilo del mismo color o se pueden remendar con parches creativos. El objetivo es que nos duren, no tener que gastar dinero en unos nuevos, no acumular basura en los vertederos y a la postre cuidar de nuestro entorno.

Contenido relacionado:

Cómo hacer su propia colada verde

Hazlo por la pasta, hazlo por el medio ambiente, haz eficiente tu hogar

Vaqueros reciclados para el aislamiento de edificios y eco-aulas

Eco-vestido de novia que se disuelve en agua después de usarlo

El mercado mundial de algodón ecológico mantiene su dinamismo

Volver

AddThis Social Bookmark Button