Banner
Banner
You are here: Productos y Servicios Vehículos + Tecnología Un adolescente nepalí inventa un panel solar a base de cabello humano

Un adolescente nepalí inventa un panel solar a base de cabello humano

Un nuevo tipo de panel solar que utiliza cabello humano podría proporcionar al mundo electricidad barata y verde. Así lo asegura su inventor Milan Karki, un joven de 18 años procedente de una aldea rural de Nepal que afirma que el cabello es fácil de usar como conductor en los paneles solares y podría revolucionar la energía renovable.

Dicho panel, que produce 9 Voltios (18 W) de  energía, cuesta crearlo alrededor de €25 y si se fabricara en masa costarían la mitad, lo que supondría una cuarta parte del precio de los ya existentes.

El cabello sustituye al costoso silicio utilizado en los paneles solares ya que la melanina, el pigmento que da color al pelo, es sensible a la luz y actúa como un conductor. Dado que el cabello es mucho más barato que el silicio, es posible la producción a bajo coste y dar acceso a la electricidad a aquellos que no disponen de ella. Nepal es uno de los países más pobres del mundo, muchas zonas rurales carecen de acceso a la electricidad  y las que están conectadas a la red sufren cortes  de tensión de hasta 16 horas al día.

El nuevo panel solar puede cargar un teléfono móvil o un juego de baterías capaz de proporcionar luz durante toda la noche. En Nepal se puede comprar medio kilo de cabello por sólo 20 céntimos y dura unos cuantos meses, mientras que un paquete de pilas cuesta casi el triple y dura unas pocas noches. Además, estos paneles solares necesitan poco mantenimiento ya que la gente puede reemplazar fácilmente el pelo con su propio cabello, asegura Milan.

Del experimento a la comercialización

Milan y cuatro compañeros de clase en la escuela de Katmandú, la capital, crearon el panel solar inicialmente como un experimento, pero ahora están convencidos de que tiene gran aplicabilidad y viabilidad comercial. “Estoy tratando de producir y distribuir comercialmente a los distritos. Ya hemos enviado un par de ellos para comprobar la viabilidad", apunta Milan.

Milan comenzó su búsqueda para crear electricidad cuando era un niño viviendo en Khotang, un remoto distrito de Nepal totalmente desconectado de la línea eléctrica. Según él, en un principio los vecinos se mostraron escépticos de su invención.

Anteriormente había tratado de utilizar las corrientes de agua de alimentación hidráulica a pequeña escala, pero el experimento resultó demasiado costoso. "He buscado otras fuentes nuevas renovables accesibles”. Después de leer un libro del físico Stephen Hawking, estudió la manera de crear energía estática del pelo. “Me di cuenta de que la melanina es uno de los factores de conversión de la energía. Esta es una solución fácil para la crisis que estamos viviendo hoy en día. Hemos comenzado el largo camino para salvar el planeta”.

Fuente: MailOnline

AddThis Social Bookmark Button