Banner
Banner
You are here: Artículos Una de cada cuatro especies de mamíferos está en peligro de extinción

Una de cada cuatro especies de mamíferos está en peligro de extinción

Según la Evaluación global de mamíferos, que actualiza la Lista Roja de Especies Amenazadas, al menos 1.141 de las 5.487 especies de mamíferos están amenazadas de muerte.

Desde el elefante africano hasta roedores, pasando por el lince ibérico, el 25% de los mamíferos del planeta están afectados por la desaparición de los hábitats naturales y la caza furtiva, los principales culpables de esta situación de vulnerabilidad.

Los datos se recogen en un artículo publicado en 'Science' y fueron presentados en el marco del Congreso Mundial de la Naturaleza, que se celebra en Barcelona entre el 5 y el 14 de octubre.

Desde el año 1500 se han extinguido unas 75 especies, pero además la situación podría ser peor, ya que no hay datos suficientes sobre 836 especies de mamíferos. «En realidad, el porcentaje de mamíferos en peligro podría ascender hasta el 36 por ciento», según señaló Jan Schipper, director del programa de evaluación de mamíferos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Concretamente, hay 29 especies incluidas en la categoría de peligro crítico que podrían estar ya extinguidas puesto que llevan años sin ser observadas, entre ellas el delfín del río Yang-Tsé o la jutiíta, roedor natural de Cuba. Y entre los 188 mamíferos que están en la categoría de "amenaza máxima", lo que supone peligro crítico de extinción, se encuentra el lince ibérico (del que quedarían entre 84 y 143 especimenes adultos).

Otras especies en peligro son el demonio de Tasmania, afectado por un cáncer que ha provocado una disminución del 60% de su población; el felino pescador de Asia; la foc a del mar Caspio y el ciervo del padre David, nativo de China. La reconversión de la sabana en zonas dedicadas a la agricultura está amenazando también a los primates, sobre todo en Sudamérica, mientras que la caza incontrolada es el principal peligro para la mayoría de los mamíferos en Asia. Está todavía por determinar la incidencia de amenazas como el cambio climático, que puede ser letal para animales como el oso polar o el lobo de mar, ya que necesitan vivir en un hábitat helado. A la vez, cada día aparecen enfermedades nuevas que afectan a muchos mamíferos, como ocurrió con el ébola y los gorilas.

La Lista Roja ha analizado por primera vez las tarántulas de la India, amenazadas por las nuevas urbanizaciones y carreteras, o 20 especies de meros, de carne muy apreciada y afectados por la presión pesquera en la región índico-pacífica. Esa misma lista también alerta que de las 44.838 especies estudiadas en la naturaleza un total de 16.928 están amenazadas. De ellas, 3.246 están en peligro crítico de extinción, 4.770, en peligro y 8.912 son vulnerables a la desaparición. La IUCN especifica que un ave de cada ocho, un anfibio de cada tres y el 70% de las plantas corre peligro de desaparecer y que este año hay 200 especies endémicas más que el año pasado.

La raza humana tampoco se libra de esta crisis que afecta a la naturaleza global. Así, el impacto del cambio climático en la salud mundial aumentará sobremanera la malnutrición, la malaria y la diarrea. Estos serán algunos de los efectos más perniciosos que el calentamiento global tendrá en la salud humana, aunque no los únicos. El incremento de las patologías infecciosas, respiratorias, gastrointestinales o cardiovasculares serán la otra cara dramática de la moneda del cambio de clima mundial. Las tres enfermedades antes citadas, algunas de las más sensibles al clima, originarán que se incremente el número de muertes, que ya se sitúa en 3.300.000 fallecimientos anuales. Se trata de patologías que son los «mayores asesinos» por su sensibilidad a las variaciones climáticas, tal como expresó ayer la española María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Neira participó en la primera reunión de expertos internacionales de la OMS sobre salud y cambio climático, en Madrid.

AddThis Social Bookmark Button