Banner
Banner
You are here: Noticias y Artículos Salud + Alimentación Benigno por diseño o la química de los estudiantes de Berkeley

Benigno por diseño o la química de los estudiantes de Berkeley

"Benign by design" es el mantra de la nueva generación de estudiantes de química de la prestigiosa facultad de Berkeley, en la Universidad de California. Conscientes de que lo que respiramos, comemos o absorbemos por la piel puede tener desastrosas consecuencias para la salud, esta escuela líder ha optado por formar a sus futuros profesionales en la búsqueda de un entorno saludable.

benigno-por-diseno.jpg

Las 82.000 sustancias sintéticas que maneja la industria conforman nuestro hábitat cotidiano. Retardantes de llamas, parabenos y un largo etcétera de elementos químicos sin restringir y volátiles son ingredientes habituales en el mobiliario, la cosmética, o los pesticidas y abonos para los alimentos que consumimos. El resultado es un cóctel que se acumula en nuestro organismo desde el mismo momento de la gestación.

Esta mezcla provoca todo tipo de enfermedades, catalogadas y raras, así como multitud de intolerancias que merman la calidad de vida de millones de personas, sin olvidar la obesidad o la esterilidad consecuencia de la alteración hormonal. “Con los años empezamos a aprender que las moléculas que se suponía iban a ser encerradas para siempre dentro de nuestros televisores y juguetes de plástico encontraban la manera de escapar” afirma John Warner, pionero de la química verde implementada en su propio instituto de investigación, Warner Babcock Institute for Green Chemistry.

Hasta hace bien poco, la función de un químico no era descubrir los efectos sobre la salud humana y el medio ambiente de los reactivos, disolventes o los productos que creaba. Esta premisa cambió también gracias a la conferencia Bioneers, un encuentro anual de miles de líderes empresariales, defensores del medio ambiente y académicos con un interés común en materia de sostenibilidad.

Al final, el propio campus de Berkeley se atiene a estos parámetros y ya forma a los futuros responsables de todo aquello que nos rodea. Unos químicos que también pensarán en la salud común, lo cual a su vez repercutirá en las arcas públicas.

Imagen: Warner Babcock Institute for Green Chemistry

Contenido relacionado:

15 ingredientes tóxicos habituales en los productos de tocador

Engorda el champú

Brasil estrena la primera fábrica mundial de plástico “verde”

Las amenazas del mercurio

AddThis Social Bookmark Button